Sombra

Nadie ve nuestra sombra, sumisa, siempre al paso, siempre callada...quin la mira?. As es mejor tornar la vida, que soportar la carne. El viejo cofre que guarda la ignominia, la vergenza y la vanalidad...no quiere nunca ser sombra, pero acaba siendo sombra. As quiero ser en vida...sombra. Nada, un rato estoy, otro ya no. Nada que pueda verse y nada que trascienda. Para mis aos, sombras, para mis sentimientos, sombras. Ya soy sombra y estoy alegre. En el viejo rincn, donde no hay luz, soy sombra confundida entre la penumbra que vaga en las cuatro paredes, entre mis libros y entre mis letras que desgajan sin encontrar renglones. As quiero morir, entre sombras, qu nadie recuerde mi sombra. Que nadie escriba de una sombra.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)