Mar entonces

Aunque lejos, me quedo en la salinidad de tu recuerdo. Pongo mis ojos en el azulado espacio como buscando, si algn cuerpo vaco, habita la superficie inmensa como naufrago. Entonces, me quedo en el sonido, el susurro de las caracolas, el grito aislado de una orilla despiadadamente hmeda. Mar entonces. Por el suelo arenoso, una fauna distinta. Ro jams, por el suelo barroso y donde se flota de igual modo, en la letana de las corrientes insospechadas, el ritmo manda sobre el destino del trabajador que te sufre. Creo merecer la oportunidad de la sabidura. Mientras no me cuentes ms, ser prroco intil de tus aguas. Mientras miro como devoras el sol, no admiro tu presente, tu metlico olor es la consecuencia del desprecio. Te pueblan barcas seducidas con el canto inexorable del exilio. Cmplice de fugas, condenado a guardar el misterio. Mar, de lejos te veo cada tanto. Por los siglos de los siglos... No es ese el privilegio de mis das mareados por esas espesas olas, que siempre ahogan, sin ms que hacer, que borrar la evidencia de una inmensidad que asusta y clama. Entonces, eres Mar con suelo de barro. Cmplice de los sueos ahogados y oxidados. Poemas que flotan, romances mentidos, cementerio de aviones de guerra, y de barcos. Tesoros perdidos, justifican la violacin de las profundidades. Mientras tanto, espero que inunden aguas salinas mi tierra, mi arena, mi fango, mi desprecio a tu encanto suave. Espero esa espuma blanquecina, cada da ms oscura. No es tu culpa Mar, es culpa ma.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)