Resplandores Etéreos I.-

I Te profeso en cada verso porque te deliro en cada lira yo te bebo en todo vaso porque te pruebo en todo beso alma mía espíritu ajeno indomable nimia que inefable e inocua; inicua excita a la salvaje rima. II Y porque ella me mama y me mima y me medra y me mera y me ama y porque me adora dorada; me mea con esa lluvia mientras yo le ladro a su luna alma y cuando me cata el aqua ella me anhela y me enerva y me insana y hasta delirar me izara y tara tras tara y turba más, turba más turba y me ata lánguido y veja crespo y tedio staccato y romance alegro y por todo esto es que me dejo ante su desquiciada trama terminar cansado, hambriento, fatigado somnoliento deslechado medio vivo pero completo muerto, y por todo esto y lo que me falta pero más que ansioso, para la próxima batalla, esperando que ella vuelva a matarme lento si la contengo o rápido si me desbarranco. III Sacrílega hada démona sacra te extraño; y me estriñes si te rapto con paz; me reptas a golpes sin tregua si te arpo cual resplandor fugaz; me salvo de una guerra etérea pero yo no quiero salvarme sin menos rubricas desvaloradas con que te pago te pugno el ruego ante el ruedo e injurio de tus castigos y yo no me salvo porque me enlama el desplante de tu enclaustro y me encantas ante el plateé de tu orgasmo. IV Rastra tras rastra me arrastro hasta tu mantra mándala de contrastes rasurado chacras exorbitantes de vaciado rápido estanque de lunares flotando menguas que lenguas recuas en rectos reptares anidan en mis nidos lampiños copulares atrios con sus hambres y enjambres de aguas manantiales patrios de seminales trabas que tragas a labio vivo. por; HozLéudnadez (Resplandor Etéreo 2012 sogem registred ltd derechos reservados ®)

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)