Triste Monólogo

Te hablo y no me contestas, Triste realidad de un monólogo Sin respuestas sin sonrisas. ¡Una estatua fría insensible. No me mires porque no eres real Tienes cuerpo pero no tienes alma Un halo endemoniado como destello Te salta de los ojos como dos serpientes Con risa satánica inyecta su veneno Ponzoña que va escurriéndose por mis venas como fuego ardiente, mientra tu Con alegre mirar te deleitas de mi agonía De mi sufrimiento como un manjar Apetitoso vas gozando horrendo festín.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)