Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
predicado

Registro nuevos escritores

portada nuevas obras Escritores Red Social
Soporte Técnico Leer situación de predicado
Usuario Contraseña
+ Recuperar contraseña Recordarme
Esta viendo una obra
NaturalGuama BookTuber  
 
La guerra perdida del cigarro
 
La guerra perdida del cigarro
 
Le faltaban solo tres colillas de cigarro blancas para consagrar la victoria de sus "ejércitos libertadores".
Y es que divertirse, era la cosa más sencilla en esos años, no siendo necesario hacer amigos. Le bastaba escarbar un poco entre la gravilla del pasillo para encontrar lo que para él eran los juguetes más geniales que un niño podía tener: Colas de cigarro y palos de fosforo. Las colillas venían a ser el uniforme en donde introducía como soldado desnudo los cerillos usados del piso. Identificaba aliados de enemigos fácilmente según el color del filtro que vestían; Todo palo que iba inserto dentro de un filtro café, estaba irremediablemente condenado a ser villano en su historia.
El ejercito libertador (los de filtro blanco), crecía e igualaba fuerzas cada vez que su padre daba una paliza a su madre y se largaba de casa dando un portazo, cosa que de algún modo ya no era tan mala noticia, porque a pesar de sentir que se le apretaban las tripas cada vez que esto ocurría, su madre solía pasarse horas y horas fumando en aquel estrecho pasillo y de papá se perdía el rastro por unos días; Y no recolectar filtros cafés por la mañana era para él como una victoria del bien.
Esa noche, se quedó dormido justo después de escuchar el retumbar de la maderas crujientes de la casa, tenía prohibido levantarse y salir del cuarto, así que se quedo pensando que por fin las tropas de bien superarían a sus despiadados adversarios. Escondió a sus "soldaditos blancos" bajo la cama, se olió la mano derecha con cierto aire de revancha y una sonrisa llena de satisfacción se dibujo en su cara, esperando ansioso la mañana para volver al patio a jugar.
No alcanzó a salir el sol antes que violentamente su tía (quien vivía unas casas mas allá), irrumpiera en su cuarto sacándolo entre sollozos, envuelto en frazadas. Ya afuera alcanzo a divisar el caos, dado que los vecinos estaban apostados fuera de su casa comentando confusamente. Abrió los ojos un poco más y vio un par de soldados blancos cercando con una cinta amarilla la reja de su casa. Pero el sueño lo venció una vez más en los mofletudos hombros de su tía.
Al despertar, partió corriendo a su casa a buscar las colas blancas que le faltaban (eludiendo el cuidado de su tía), y sus "soldaditos" bajo la cama, pero al llegar a la reja un señor de aspecto robusto se interpuso a su paso con cierto aire lastimoso, miró de reojo el pasillo y alcanzó a ver dos bultos cubiertos por sabanas azules.
Tenía 5 años y su síndrome de Asperger no fue impedimento para que el niño entendiera, que el ejercito blanco jamás le pudo hacer frente al marrón, y que en ese mundo donde la basura eran juguetes llenos de historias que solo él podía descifrar, los blancos nunca lograron ser suficientes, sino fuera por su madre, que aguantó tanto.


   
 
 

Fin
 

Comentarios para esta obra
Para poder comentar debes estar registrado


 
  De: leonel_patricio
Nombre: .
Publicacíon: 12-Enero-2016


 
 

Opciones para esta obra:
(opciones solo para usuario registrados)
  Obras recientes:
~ Suerte de huach 20-01-2017
~ Tuve miedo de l 08-08-2016
~ Hoy, 2 de Enero 08-08-2016
~ Ciberamores 08-08-2016
~ La renuncia 08-08-2016
~ Tras los perros 08-08-2016
~ Sin titulo 08-08-2016
~ Al diablo los a 12-01-2016
~ La guerra perdi 12-01-2016
~ (Sin)sentido 12-01-2016
+ Ver mas obras
 
 
Seguidores de leonel_patricio
predicado
predi-pix
senti
sentimental
besos
besos-de-seda
lucal
lucala_kwanza
snow
snow
+Ver todos
Escritores Red Social


Políticas de publicación.

 
 
Complete Directory