Lo más

Bajo la cobija de estrellas corría en su huída, hallábase desesperado sin futuro y prisionero del pasado buscaba motivo para vivir otro día. De la torre lejana la luz provenía, sin aliento llegó a ella cansado mas delante de él el mudo candado nególe la entrada con poca cortesía. Vociferaba con voz ronca una vacía maldición sin juicio ni cuidado de herir con el látigo, callado permaneció su verdugo, no se abría. "¡Infame, infame, infame porquería!" rugía sin dientes, vencido, humillado quien antes sentara en trono dorado ahora siquiera una silla tenía. Sus leyes y órdenes nadie seguía, la torre, la noche y el pasado rebeldes se habían ya declarado dejándolo solo en medio de la vía. Tal vez no existió alguna hegemonía, tal vez no era un rey sino soldado, tal vez era sólo un hombre trastornado intentando ser lo más que podía...

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)