EL CORAZÓN DEL OCÉANO

XV Hubiese querido perderme en tu vida y ser ese árbol plantado en un rincón de tu ser. Hubiese querido ser parte de tus huesos y conformar una parte de tu esqueleto. Hubiese querido ser sangre para navegar en tus venas, ser un latido de tu corazón que llene de mucho valor a este corazón mío. Hubiese querido ser tus suspiros para encontrarme en el centro mismo de tu alma y escaparme por tu boca y ser esos besos que guardaste un día para mí. Hubiese querido ser una pequeña fracción de esa piel que cubre tu excelso escalarte lento, suspirarte, abarcarte, caminarte, lloverte, soplarte, llenarte, recorrerte, ignorarte, sobrepasarte, extasiarte, matarte y resucitarte. Hubiese querido ser tu pasado y presente. Hubiese querido ser tus noches y días, tus horas y segundos. Hubiese querido ser tantas cosas. Solo soy esas hojas que bailan en tu mente.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)