REVELACIÓN

A pesar del tiempo en el cual ha permanecido un texto poético, siempre, siempre que lo vuelvo a leer encuentro, algo que no me agrada al oído o las figuras que he usado creo son susceptibles de mejorar en cuanto a su contenido. En este caso, el poema que me he permitido cambiar no me sonaba bien al oído (su lenguaje) y he cambiado en él algunas palabras que no lo afectan en lo absoluto, pero a mi oído me suenan mucho mejor. La perfección de un poema es mi norte, aunque creo estar muy lejos de ésta, pero insisto e insistiré a través del resto de mi vida en alcanzarla, aunque muera en el intento. Estoy convencido que en el oficio del poeta, su responsabilidad, debe pasar, por tratar siempre de hacerlo cada día mejor aunque ello sea muy difícil de lograr. Sólo los genios inmortales como Mozart pueden escribir o hacer su arte perfecto desde la mente hacia la realidad. Por supuesto, yo no me encuentro entre ellos, por lo mismo sé que cada poema que escribo debe permanecer un largo período antes de publicarlo, hacerlo de otra manera sería pedante de mi parte y mejor aún, como en el caso de este poema, el cual permaneció un año antes de publicarlo y otro después. Estoy consciente que el crecimiento en este arte a medida que pasa el tiempo, muy a mi pesar, se hace muy lento y casi, diría yo, insignificante. Pero no por ello dejaré de hacerlo. REVELACIÓN Siempre llega un instante en la mirada por el mundo que abraza los sentidos en el cual llegan luces con latidos resonando en frente liberada: En su ayer fue la mente alucinada por colores rosados remitidos desde el silo de sueños permitidos confundiendo las venas obstinadas. Hoy ya tiene paisajes a los ojos pincelados por manos de un artista con sus marcos en telas muy divinas. Y mañana serán otras neblinas retiradas por Dios, ante la vista de sus pasos por puertas sin cerrojos. © Lionel Henríquez B. Diciembre 03, 2016 REVELACIÓN Siempre llega un instante en la mirada por el mundo abrazada a los sentidos en el cual llegan luces con latidos que resuenan en frente liberada: En su ayer fue la mente alucinada por colores rosados remitidos desde el silo de sueños permitidos confundiendo las venas obstinadas. Hoy él tiene paisajes a los ojos pincelados por manos de un artista y con marcos en telas muy divinas. Y mañana serán otras neblinas retiradas por Dios, ante la vista de sus pasos por puertas sin cerrojos. © Lionel Henríquez B. Diciembre 02, 2014

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)