el huracán

Mi niñez, son despedidas y memorias de un retumbo perdido en el tiempo, de un sueño perenne, un sol que no se pone y un parpadeo tenue donde se alimenta la eternidad y enloquece la inocencia; mi verdad, aun late dentro de mí, me mira y murmura secretos tibios; mi historia, no ha sido del todo blanca ni oscura, ha sido púrpura, en algunos casos marejada y estallido, en otros desierto y torbellino. Ni un seductor mañana, ni un indómito ayer cambiaran lo que hoy escribo, lo que soy y lo que vivo. Ya conoces mis letras, y al mirarlas miras hondo en mis entrañas. Mi vestimenta de carne y hueso es solo parte del espacio en el que trazo, más absorbí la pluma que me concedió el destino, y amé mis cráteres y mis piélagos. Al final, para que mis alas sin mis abismos. Hay en mis venas moléculas de estirpe revolucionaria, en mis huesos fragmentos de versos sedientos que se escriben a sí mismos mientras mueren, y renacen como el sol. Pero mi verdadero poema brota del torrente enloquecido de mis sueños paganos, justo al lado de mis miedos profanos y mis deseos más privados; y, más que un mortal al uso del sentido y la palabra. letra soy, en el único sentido de la voz. Adoro este silencio que hace copla entre versos, y entre métrica y estética divagando por infinitos trazos, eyaculando en el blanco de este pleno corte, las veteranas líneas pálidas y solitarias como el tiempo; mas no busco los fetiches de la letra ya dicha, del contorno ya tocado, de la nube escurrida, ni soy un ave, ni soy tigre. Soy poeta. El hombre en mí se desvanece o quizá nunca existió. Esquivo las tonadas y tertulias de los textos fatuos y el coro de los entes sobrios que cantan al amor o y la distancia. A discrepar entre las voces de los ecos, entre el aullido de un mero grito y escucho solamente versos. ¿Soy voraz o necio? No lo sé. Solo sé dejar mi verso, desnudo y tibio, temblando y húmedo, jadeante y confundido como mujer que estalla, como deja el huracán la costa: ansiosa por esas huellas vigorosas que la marcaran, que la blandieran, que la abrieran como abre la verdad nuestra existencia como abre el infinito nuestras almas.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)