Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
predicado

Registro nuevos escritores

portada nuevas obras Escritores Red Social
Soporte Técnico Leer situación de predicado
Usuario Contraseña
+ Recuperar contraseña Recordarme
Esta viendo una obra
NaturalGuama BookTuber  
 
Disyuntivas
 
Disyuntivas
 
No siempre he sido como hoy soy, y seguramente no seré la misma dentro de cinco, diez, o quince años, creo que la vida entera es un constante proceso de crecimiento y evolución personal. Conforme pasan los años el ser humano, en general, tiende a ser más reflexivo, y más preocupado por su forma de vivir o llevar la vida, sus metas, objetivos o proyectos van variando y distan mucho de los planteados en etapas iniciales.

En este proceso de inevitable evolución (porque la vida es así, evolutiva por naturaleza) e ineludible transición nos invaden pensamientos relacionados con lo que nos haría ser buenas o mejores personas; o malas o no tan buenas.
Hay un sinfín de situaciones que podrían ejemplificar las disyuntivas a las que he hecho referencia, pero sólo esbozaré a modo de interrogante las que me han parecido significativas desde mi punto de vista.

¿Es malo convertir las cosas hermosas de la vida en nuestros dioses y querer conseguirlas a cualquier precio, o sólo disfrutarlas?... Cosas hermosas ¿Cómo qué? Seguramente habrá distintas opciones según de quien se trate, en mi caso me refiero a la naturaleza y a cosas que pueden construirse en ella, o alrededor de ella (una finca, una casa de playa, de montaña, etc.).

¿Es malo que el bienestar económico se convierta en lo más importante para nosotros, o simplemente querer ganar mucho dinero para satisfacer las necesidades que consideramos básicas?... Sin dejar de pensar que cada persona tiene su propia lista de prioridades; es decir, lo que es primordial para unos puede no serlo para otros, y no por eso deja de ser válido.

¿Es necesariamente malo criticar de forma irreflexiva, descuidada, desacreditando e hiriendo a otras personas, o pensar que la crítica constructiva no daña a nadie y que al contrario de lo que se cree ayuda a mejorar a quien la recibe?... El tono y el talante que se utilicen para ello creo que son básicos.

¿Es propiamente malo experimentar envidia, ira o alegría por el mal ajeno, o no intentar superar estos sentimientos y dejarnos llevar por ellos en nuestras acciones? La condición humana es propensa a experimentar toda -absolutamente toda- clase de sentimientos, lo queramos o no, nos guste más o nos guste menos, pero es así.

¿Es malo hablar de otras personas, o contar de forma irreflexiva y malévola cosas negativas de otros? El ser humano es sociable por naturaleza, y aunque la realidad es que unos lo son más que otros, el caso es que es normal hablar siempre de alguna persona, lo que hay que fijarse es en el qué y el cómo.

¿Es malo callar en situaciones de conflicto, o callar cuando otros son humillados, calumniados y víctimas de mentiras? Yo pregunto: ¿la omisión te hace ser siempre peor persona?... Creo que eso es discutible. Pienso que dependería en todo caso de cada situación, condición, o circunstancia.

¿Es malo discutir con alguien, o buscar riñas sin motivos válidos y luego negarnos a pedir disculpas y a reconciliarnos? En ocasiones es necesario discutir sobre determinados asuntos que interesa puntualizar contendiendo y alegando razones ante el parecer de alguien ¿Eso está mal?

¿Es malo dejarnos dominar por nuestros instintos utilizando a otros para satisfacer nuestro apetito sexual, o sentir deseos e impulsos sexuales? Todo ser humano experimenta deseo sexual, unos más, unos menos, es cuestión de física, de química (psico-sensorial-emocional).

¿Es malo tratar a los seres humanos que no nos resultan simpáticos como si no fueran hijos de Dios, o aceptar el hecho de que determinadas personas pueden no caernos todo lo bien que quisiéramos nos cayeran? Como se ha dicho desde tiempos remotos "nadie es moneda de oro para caerle bien a todo el mundo".

¿Es malo tener a veces dudas de fe, o dar más valor a lo terrenal que a lo espiritual? Quien no duda, bendito sea. La duda es el motor de la fe, decía Santo Tomás de Aquino. La fe necesita ser cuestionada para crecer y madurar, de otra manera, nos quedaríamos con una fe infantil, inmadura, cimentada sobre emociones y sentimientos, en lugar de sobre la razón.

¿Es malo hacer planes para nuestra vida, u olvidarnos de que esta está cada día en manos de Dios? Esto es algo que olvidamos con frecuencia, y que lamentablemente recordamos o nos hacemos consciente de ello cuando alguno de nuestros familiares, amigos o conocidos es sorprendido por la muerte.


   
 
 

Fin
 

Comentarios para esta obra
Para poder comentar debes estar registrado


 
  De: princesabeatriz
Nombre: Beatriz Medina.
Publicacíon: 15-Febrero-2017
Beatriz Medina

 
 

Opciones para esta obra:
(opciones solo para usuario registrados)
  Obras recientes:
~ Disyuntivas 15-02-2017
~ Cuando la trist 08-02-2014
~ Si supiera 21-02-2013
~ Buena señal... 13-07-2011
~ Venezuela te si 29-12-2008
~ Octubre sin ti 26-02-2006
~ ¿Qué es la vida 12-07-2005
~ ¿Fui mala madre 14-05-2005
~ Ser 24-04-2005
~ Maria Dominga 06-04-2005
+ Ver mas obras
 
 
Seguidores de princesabeatriz
predicado
predi-pix
faust
faustogarciahorta
watso
watson
pegas
pegasus_
drume
drumer_girl
taki-
taki-kita
joana
joana2
zulay
zulay
deeb
deeb
andre
andresalfonso
pegas
pegasus_020160
tulip
tulipan2
+Ver todos
Escritores Red Social


Políticas de publicación.

 
 
Complete Directory