Un corazón hecho pedazos de tí

Por mucho que nos neguemos todo acaba, es natural aunque nos queramos aferrar a ello, y lo que un día fueron besos debajo de cada farola, abrazos y caricias sin final ni límite, se convirtió en la traición a un amor inocente, que sin aliento y sin merecerlo fue asfixiado, ahogando su pena en el silencio al recordar, marcado de por vida sin poderte ya olvidar. Ahora sólo queda una memoria vaga, pensamientos del ayer que ya no es, un poco de té con agua y lágrimas, un minuto de silencio por lo que pudo ser. Hasta siempre, -A-. Ruymán Borges R. 8-2-18

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)