Warning: mysql_select_db(): Access denied for user ''@'localhost' (using password: NO) in /homepages/42/d605196482/htdocs/02-webs-propias/predicado/funciones_controles/sql_layer.php on line 15

Warning: mysql_select_db(): A link to the server could not be established in /homepages/42/d605196482/htdocs/02-webs-propias/predicado/funciones_controles/sql_layer.php on line 15
La Fotografía Post Mortem Escrito por karla moreno chacón karla-moreno-chacon, predicado.com
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus h�bitos de navegaci�n para mostrarle publicidad personalizada y realizar an�lisis de uso de nuestro sitio.
Si contin�a navegando consideramos que acepta su uso. OK M�s informaci�n | Y m�s
predicado

Registro nuevos escritores

portada nuevas obras Escritores Red Social
Soporte Técnico Leer situación de predicado
Usuario Contraseña
+ Recuperar contraseña Recordarme
Esta viendo una obra
NaturalGuama BookTuber  
 
La Fotografía Post Mortem
 
La Fotografía Post Mortem
 
Hoy en día, el ver imágenes de niños muertos, puede parecernos una costumbre extraña, macabra e incluso horrible, pero en la época Victoriana y Eduardiana se impuso una fuerte evocación hacia el Medievo en sus costumbres, y las honras fúnebres no eran la excepción. Recordemos que aún podemos ver en ciertos museos pinturas al óleo de monjas, sacerdotes, niños, señores distinguidos, en los que aparecen retratados post mortem, mucho antes de que se inventara la fotografía.

Durante el siglo XIX y principios del XX se sabe que la tasa de mortandad infantil era muy alta, por esa razón abundan aquellas fotografías de niños muertos. Había fotógrafos especializados que acudían al domicilio portando todas sus herramientas para que los cadáveres quedaran plasmados de la mejor manera posible. Los bebés eran fotografiados en el regazo de sus padres o junto con sus hermanitos vivos. Fotos con flores y juguetes, imágenes de vivos con muertos.

Algunas veces, los fotógrafos empleaban ciertas técnicas para abrir los ojos del niño, son fotos en las que se ven extraños, sin vida en la mirada. Otras veces lo acomodaban sobre un diván, tendido en su altar o sobre su cama para que aparentara dormir un sueño dulce, con estos métodos no se intentaba engañar a nadie, todos sabían que se trataba de un cadáver, era sólo una manera de suavizar la tragedia y también de sobrellevarla.

Y no sólo los niños, en cuanto fallecía cualquier miembro de la familia, el cadáver era amorosamente lavado, peinado, un poco maquillado y vestido con sus mejores galas para honrarlo. A las niñas les peinaban con trenzas o caireles y listones de seda. A los niños les ponían corbatas y trajes de terciopelo. A los bebés les ataviaban con sus trajes de bautismo. Como parte del ritual de las honras fúnebres, se llamaba al fotógrafo de cadáveres a domicilio o se acudía a su estudio, para tomar la que sería la última imagen del ser amado. Los relojes de las habitaciones se detenían por respeto y para marcar la hora exacta de la muerte. Los espejos de la casa eran velados o cubiertos con tupidas telas, para que el alma del difunto no confundiese las salidas con los espejos. En seguida se encendían los cirios. Las mesas se llenaban de flores para colocar el cadáver como en un altar. Recordemos que eran velados en su propio hogar.

Dependiendo de las peticiones de los padres, el pequeño podía presentarse sentado o incluso de pie, como un maniquí, sostenido por diversos soportes e instrumentos que se ocultaban al ojo de la cámara. Algunos fotógrafos, con la finalidad de dar vida en donde ya no la había, retocaban los ojos y añadían color a las mejillas.

Si nos ubicamos en el contexto decimonónico, deja de parecer una costumbre extrema: en esos tiempos la muerte era un día a día al que se enfrentaban todas las familias.

Durante esta época se produjo un retorno a los estilos de palacios y muebles británicos tradicionales. El Tudor y el Falso-Gótico alcanzaron mucha popularidad. La arquitectura retornó a la elegancia extravagante, mostrando características de diseño medieval itálico con formas elaboradas de decoración, que rememoran las fabulosas catedrales góticas o medievales, como Nuestra Señora de París.

También vale recordar que la novela de terror o gótica, es un género literario que resurge precisamente en esta era. Lo mismo renace el interés por el ocultismo, el vampirismo y las sesiones espiritistas. La elegante, civilizada y acartonada sociedad conocida como Victoriana -por coincidir en cierto período con el reinado de la reina Victoria I de Inglaterra-, también mostraba el reverso de la moneda en muchos temas.

El término "Ciencia" ya se había acuñado y definido, aun así persistían algunas interpretaciones filosóficas y surgían a la par los principios de la mayor parte de las corrientes de pensamiento contemporáneas, como el idealismo absoluto, el materialismo dialéctico, el nihilismo y el nacionalismo. No obstante, el arte tendía a imitar el pasado como un último intento por rescatarlo de las garras de la Revolución Industrial. Una época contradictoria aquella.

Con estos antecedentes, nace el daguerrotipo en 1839, y es en París donde se inicia la costumbre de retratar a los cadáveres de manera artística, cosa que resultaba mucho más accesible para las clases medias y pequeña burguesía que mandar hacer un retrato con un pintor, y aun así, representaba un gasto considerable.

Muchas familias esperaban que saliese fotografiada el alma del difunto, e incluso había otros fotógrafos que decían tener cámaras especiales para captar el espíritu, sin embargo la generalidad sabía que se trataba de charlatanes, quienes ya desde entonces hacían trucajes con las cámaras, por ejemplo al someter la placa a doble exposición, o usar espejos.

En la mayoría de los casos, la familia buscaba un consuelo al hacerse de un recuerdo precioso con su imagen. Los niños eran presentados con su semblante apacible y serio, rodeados de sus familiares, quienes muestran un ligero aire de dolor, pero solemne y resignado, acorde con una etapa en que el dolor no debía externarse en demasía. La costumbre se extendió con rapidez por toda Europa Occidental y América, perviviendo hasta bien entrado el siglo veinte, aunque la costumbre derivó en fotografiarlos dentro del ataúd abierto.

En un inicio, el daguerrotipo requería de un tiempo de exposición de diez minutos y eso con luz muy brillante, pero poco después, requirió de sólo dos minutos de exposición, lo que aún resultaba demasiado para estar posando ante la cámara sin moverse. Este método se utilizó hasta mediados de 1860, en que se comenzó a utilizar la fotografía, cuya calidad era mejor, y el tiempo promedio de exposición era de menos de un minuto. Aunque a la par surgieron y se utilizaron varios métodos de fotografía, como el calotipo y el colodión húmedo.

Las imágenes se solían reproducir en las llamadas "cartas de visita" , las que posteriormente eran enviadas a amigos y familiares que se encontraban lejos y entregadas también como agradecimiento a quienes habían asistido a los funerales.

Las flores son un elemento incorporado a la memoria de los difuntos, hoy día se siguen utilizando y con el tallo cortado, evocan la hermosura y brevedad de la existencia.

Son imágenes tristes e impactantes, pero en su mayoría están llenas de arte y sensibilidad, son naturaleza muerta. Sólo algunas pocas resultan algo inquietantes, ya sea por los malos retoques del fotógrafo o el estado del cadáver, pero en muchos casos era la única y última oportunidad de tener un retrato de ese ser.

Era esta una forma de decirle al mundo: "...nosotros tuvimos a este familiar, tuvimos a este hijo, tuvimos a esta hija y lo perdimos, lo hemos aceptado con dolor, pero estamos resignados, este es el testimonio de su paso por el mundo, para que se perpetúe y honre su memoria y oren por su alma".

Son fotografías que se encuentran con facilidad en Internet, pero opino que deben verse sin morbo y con respeto por quienes aparecen en ellas, ya que casi siempre el cadáver es presentado con la dignidad que le corresponde, y que gracias a los archivos de las familias y de los propios fotógrafos e investigadores de la era Victoriana, han sido rescatadas y compartidas.

La mayoría de estas imágenes fueron clasificadas bajo el título de "Memento Mori", frase latina que completa reza:
´Carpe Diem, Memento Mori´, vive el hoy, recuerda que morirás.

*


   
 
 

Fin
 

Comentarios para esta obra
Para poder comentar debes estar registrado


cinco 11-Marzo-2018
  ~ Muy bueno tu relato. Mi comentario previo es sobre la primera cuartilla. Saludos
cinco 11-Marzo-2018
  ~ pero si no existía la fotografía, entonces no eran fotos postmortem, sino retratos.
 
  De: karla-moreno-chacon
Nombre: karla moreno chacón.
Publicacíon: 07-Marzo-2018
karla moreno chacón

 
 

Opciones para esta obra:
(opciones solo para usuario registrados)
  Obras recientes:
~ La Fotografía P 07-03-2018
~ La Noche de las 08-02-2013
~ La Vendedora de 08-02-2013
~ ¿Para qué escribo 24-09-2008
~ La Esclavitud e 24-09-2008
~ Por Nuestra Bio 04-09-2008
~ La Otra Realida 27-05-2008
~ Chocolate: Elíxir 27-05-2008
~ Bazares y Merca 27-05-2008
~ El Oso y el Mar 04-09-2007
+ Ver mas obras
 
 
Seguidores de karla-moreno-chacon
predicado
predi-pix
saulo
saulovpoet
ged
ged
juan-
juan-behekoa
+Ver todos
Escritores Red Social


Políticas de publicación.

 
 
Complete Directory